Connect
To Top

“The Walking Dead’, maravilla para la pequeña pantalla.

Podíamos pensar que el género zombie estaba totalmente agotado tras la avalancha de películas que nos ha llegado en los últimos años, la mayoría de ellas pura Serie B si no ya Z.

Asistir sin prejuicios al estreno de algo que tenga que ver con los muertos vivientes es casi imposible, mucho más si se trata de una serie de televisión (a pesar del soplo de aire fresco que supuso la británica Dead Set). Pero si escarbamos un poco y descubrimos que la responsable es la cadena AMC, dueña y señora de dos de las más grandes series de los últimos tiempos como son Mad Men y, sobretodo, Breaking Bad; y que el director del piloto es Frank Darabont (sí, el de Cadena Perpetua, La Milla Verde y la devastadora La Niebla), no nos queda más remedio que darle la oportunidad que se merece.

Cartel promocional de la AMC

La serie comienza con una escena que nos resume lo que pretende ser. No vamos a contarla para no fastidiar a nadie, sólo diremos que es perfecta en cuanto a fotografía, realización, ambientación y la tensión que genera es máxima.

Tras los títulos de crédito nos encontramos al sheriff protagonista Rick Grimes (el muy follable estupendo Andrew Lincoln) despertando del coma que lo ha tenido en el hospital tras recibir un disparo. No sabemos cuánto tiempo ha pasado pero al despertar se encuentra una ciudad desolada y llena de cadáveres. Él no entiende nada de lo que está pasando, el espectador tampoco y es por eso que se mimetiza con el prota en su lucha por sobrevivir y encontrar con vida a su mujer e hijo.

Más allá de los tópicos del género (que los tiene y muy bien llevados) este piloto se centra en mostrarnos el dolor y la frustración, la soledad, la tristeza y la impotencia de unos personajes enfrentados a unos hechos que, por espeluznantemente extraordinarios, les superan, llevándoles a comportamientos y reacciones que nunca hubieran pensado haber sido capaces de tener (la escena del marido intentando disparar a su mujer zombie es lo mejor del episodio). En esto la batuta de Darabont es magistral y todo está cuidado al milímetro.

Estamos acostumbrados a ver zombies en el cine perfectamente caracterizados, pero el realismo y la crudeza con los que se nos presentan aquí son fantásticos. Incluso llegamos a pensar que no son todo lo animales que parecen ser y que aún les queda algo de conciencia, que en vez de ir a comerte lo que están pidiendo clamorosamente es que les ayudes y les libres de la maldición a la que se han visto abocados y, a pesar de la repugnancia y el miedo que provocan, en muchos momentos provocan también la compasión del espectador… un nuevo e interesante giro a la mitología zombie que esperemos no se quede ahí.

Un último apunte: The Walking Dead está basada en un cómic del mismo nombre creado por Robert Kirkman, responsable también del guión televisivo.

The Walking Dead ha tenido un marketing viral espectacular, llenando de zombies casi todas las capitales del mundo (Madrid y su Puerta del Sol entre ellas) y se estrenó acertadamente en EEUU la noche de Halloween, consiguiendo más de 5’3 millones de espectadores y convirtiéndose en el estreno más visto de la historia de la AMC y en lo que va de año en los canales de cable. Consta de 6 capítulos (lo bueno, si breve, ya se sabe) y tiene prácticamente la renovación asegurada.

En España se estrena esta noche en Fox, a las 22:50 h. No os la perdáis.

4 Comments

  1. tomas

    10 noviembre, 2010 at 4:51

    Hoy he visto el primer episodio y me ha gustado mucho, y eso que a priori una serie de muertos vivientes no es algo que me atraiga mucho.

  2. esepe

    10 noviembre, 2010 at 13:31

    Tras un nuevo éxito en la emisión del 2¬∫ capítulo ya hay confirmación de segunda temporada con 13 episodios.

    Más datos: el estreno en España en FOX tuvo un 10’2% de share en cadenas de pago con más de 100.000 espectadores, lo que es un exitazo.
    El segundo capítulo lo siguieron 4’7 millones de espectadores de AMC y subió en los demográficos.

    A mí el segundo, a pesar de un fallo de montaje GARRAFAL, también me ha gustado mucho.

  3. tomas

    10 noviembre, 2010 at 19:37

    He visto el segundo, y vaya tela. No es que sea ya un fallo de montaje, sino también de guión, porque tenerlo arriba y abajo… aunque imagino que igual graban distintas versiones de una misma secuencia y luego editan lo que vean. Pero bueno, pese a eso está muy bien, aunque si hubiera menos escenas explícitas de casquería mi estómago lo agradecería.

    • esepe

      11 noviembre, 2010 at 14:39

      Es increíble que no se den cuenta de esas cosas, no ya en el rodaje que no se sigue una línea temporal, sino al montarlo cuando se supone que lo tienen que revisar muchas veces… yo incluso pensé que me había perdido a un negro hasta que vuelven a la terraza y sigue allí tumbado sin poder con su alma.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Televisión