Connect
To Top

The X Factor -semana 3- : boybands, colores flúor y primas de Glozell.

Por todos es sabido que en ECD preferimos una boyband prefabricada que a un grupo de amigotes que tocaban la guitarra en el garaje del cantante porque les gusta la música “de verdad”. Sin embargo no entendemos la manía de las boybands actuales por no hacer harmonías ni coreografías, no sabemos si por falta de talento o por temor a que se note que tienen más posters centrales de la Super Pop que el público al que van dirigidos. Los Kingsland son una mezcla de los grupos de los 90 con el estilismo de los One Direction, salvo el negro (imprescindible la cuota étnica en todos los grupos) que tiene como referente estético a Rihanna. Bailan bastante decente, tampoco es que sean los *Nsync  pero ya es algo más que mover los brazos arrítmicamente, empastan medianamente bien y tienen personalidades definidas, que si consiguen seguir adelante en el concursante serán más definidas aún por los productores, además aseguran de que tanto ensayar tres han perdido el trabajo, así que les espera o el estrellato o la indigencia. De momento pasan al bootcamp con la advertencia de Nicole Scherzinger para que trabajen la voz, porque todos sabemos que si por algo destacaban las Pussycats Dolls eran por su “do de pecho”.

 

Si hay algo mejor en el mundo cajonero que las boybands, son las girlbands y ya si fusionamos ambos conceptos nos sale el invento definitivo: la travestiband. Plastic es un grupo formado por Sam, Lulu y Tom, tres hombres a los que les gusta más los colores flúor que a Inma de Guadix. Vestidos como si les hubiera vomitado una moderna, en la primera fase sorprendieron con una versión de “Pop” de *NSync, en la segunda fase cantaron una canción propia, bueno más que una canción un himno a todos los nacidos en los 90 que se criaron queriendo ser una Spice Girl en el recreo mientras el resto se dedica a cosas más nocivas para la sociedad como jugar al fútbol o cambiar cromos de La liga. Con una letra tan profunda como: “1996,1995,1994 ahhhh 1993 1992,1991 ahhhh” y unos pasos de baile dignos de aquellas maricas de provincia que se presentaban a Fama,!a bailar! creyendo que por mover los brazos con espasmos iban a salir en el próximo video de Britney, los Plastic siguen el concurso, esperemos que por mucho tiempo ya que estamos deseando ver sus perfomances llenas de laser, pirotecnia y purpurina al más puro estilo Rylan Clark.

 

La siguiente historia nos recuerda lo que puede hacer el tiempo con unos brackets y unos cuantos litros de botox. Cuando Stephanie Woods se presentó por primera vez a The X Factor tenía catorce años y parecía la típica guiri que va a Lloret de Mar a hacerbalconing pillarse su primer pedo, hoy en día es una mujer de 20 años que se dedica a cantar a los guiris borrachos en Gran Canaria, vamos que ha hecho el camino inverso de Rocío Ruano. Sharon Osbourne en 2007 era una jurado que te fulminaba con la mirada, ahora tiene que beber de una pajita porque los pinchacitos hacen estragos. Stephanie hizo una buena audición pero teniendo en cuenta el nivel en la categoría de las chicas, la cosa pinta a que vuelve a quedarse a las puertas, pasando a engrosar la lista del Club de Coral.

 

Si Factor X en España dio a conocer a grandes compositoras como Silvia Padilla, con su tema para promover la seguridad vial “Ponte el cinturón”, en UK también hay cabida para las canciones con mensaje. Souli Roots, que habla como si acabara de salir de la cárcel de “Orange is the new black”, ha escrito una canción para unir al pueblo en estos tiempos de crisis, porque ¿quién quiere manifestarse pudiendo difundir su mensaje en un reality? . Souli, que escribe 3 canciones diarias, si por ella fuera Rihanna sacaba disco cada dos semanas en vez de cada tres, interpretó “The Recession Song” a lo reggae ya que según ella puede ser la próxima Bob Marley.

Nosotros esperamos que continúe en el programa para seguir viendo su colección de pelucas y que Desahogada haga una serie de doblajes de la prima británica de Glozell, porque en lo de estar como un cencerro andan a la par.

 

Ryan y su mariliendre Lidia estaban canturreando mientras se arreglaban para salir cuando decidieron que lo de dedicarse al espectáculo era lo suyo. Ellos dicen que han hecho actuaciones pero suponemos que serían en algún pub de mala muerte cuyo dueño borracho creería que dejándoles hacer el canelo podría tocarle las tetas a Lidia. Viéndose ya con su disco en la línea cajas del Tesco, el bajonazo que se llevaron al ver como ningún miembro del jurado les apoyaba (ni siquiera Nicole Scherzinger, que es peor que Melendi y Antonio Orozco juntos y dice que sí hasta a la señora que pasa el mocho) fue tremendo, y la decepción se torno en rabia, con Ryan diciendo a Gary lo feo que era su pelo y toda la maldad que podía utilizar contra él y Lidia asegurando que irán a otro sitio donde se valore más su talento, como por ejemplo The Voice, con semejante despedida sólo les faltó escupir a lo Estela Reynolds.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Televisión