Connect
To Top

The X Factor: a Rocío Ruano se unen Lana del Rey y la loca de los gatos.

Tras el “sonoro” comienzo de la semana pasada, The X Factor ha continuado este fin de semana su búsqueda de la próxima estrella de la música, y por estrella de la múscia puede entenderse el próximo “opening act” del orgullo de Manchester o un puesto en la casa de Celebrity Big Brother. Debido al nuevo formato que separa las “room auditions” (los sábados), de las que se hacen Wembley (los domingos), concursantes que pasaron la semana pasada la primera fase han aparecido este domingo probando suerte en la segunda, y ahí tenemos sentimientos encontrados.

Rocío Ruano, nuestra única esperanza española en una competición internacional tras el EPICFAIL traspiés de Madrid 2020, ha estado aprendiendo inglés  de cara a la audición  por si a algún juez le daba por pedir una relaxing cup of café con leche, ya que entre la edición musical a lo lolailo y que a todos los extranjeros los relegan al spinoff The Xtra Factor, no nos extrañaria nada. Para esta ocasión la imitadora de Greta y los Garbo se preparó “Proud Mary“, inspirándose en el estilismo y la coreografía de cuando Soraya, Idaria y Sandra Polop cantaron “River Deep Mountain High” en OT4, con bien de flecos y movimiento de melena. Aunque vocalmente no es que fuera brillante (como si eso importara mucho en la industria musical actualmente), por lo menos se salió de lo que la mayoria de las chicas con vozarrón y gestitos a lo Mariah ofrecen.

Las Euphoria Girls eran nuestra esperanza para ocupar el hueco que dejaron las Girls Aloud. Después de su actuación de fin de curso de la semana pasada les pidieron que prepararan algo más arriesgado y adulto, y por adulto entendieron ponerse dos tallas menos de lycra de la cabeza a los pies, no digáis que no son adorables. Con una versión de “I love it” de Icona Pop que se acercaba más a la de las Nancys Rubias, no dieron ni una nota (como es de esperar en toda girlband) y tuvieron que aguantar la risa nerviosa del jurado y de medio estadio, lo que acabó con la mesa dividida entre los que decían que no (Gary Barlow y Nicole Scherzinger, que van ahora de serios) y Sharon Osbourne y Louis Walsh que les gusta más un petardeo que a nosotros. Pero como son necesarios tres “yeses” para pasar de fase, las Euphoria se volvieron para casa vilmente robadas. Nosotros esperamos que vuelvan en próximos años porque queremos más coreografías absurdas, ropa ceñida y muy muy moderna y sobre todo más de la señora que repite los pasos como la madre de Regina George en “Chicas Malas“.

Y hablando de regresos, uno de los clásicos de los talents/preselecciones son aquellos concursantes que lo intentan año tras año y se  comen una mierda tras otra   quedan por el camino, como Coral o su versión teen, bueno empezó siendo teen porque lleva ya 10 años dale que te pego, Mirela. Melanie McCabe tiene 19 años y lleva ni más ni menos 4 intentonas, en 2008 fue eliminada a las primeras de cambio, en 2011 llegó a las “judges houses” con Kelly Rowland y el año pasado se quedó en el “bootcamp“. Con toda esta experiencia ya está hecha una experta y sabe que vendiendo el discurso de lo mal que lo está pasando su familia y la oportunidad que supone el programa para salir de la “pobreza” unos cuantos votos sensibleros se los lleva de calle. Tanto en la primera fase como en Wembley demostró ser más que solvente vocalmente, pero peca de lo mismo que muchas “repetidoras”, el carisma no se consigue a lo largo de los años: o lo tienes o eres una Roko más.

Otra asidua a The X Factor es Amy Mottram, o lo que saldría si Snooki y Falete tuvieran una hija. El año pasado Tulisa decidió no contar con ella para las galas y Gary no está de acuerdo con esa decisión, pero hay que entender a Tulisa, lo mismo aquel día su amigo el vendedor de caramelos le dió alguno en mal estado y no estaba ella muy católica. Nosotros no creemos que destaque mucho entre el nivel que hay con las chicas este año, asi que por si acaso recomendamos a Amy que vaya preparándose bañadores con volantes para participar en Celebrity Splash.

El nivel de freaks de esta semana ha sido mucho más bajo que la anterior, pero Colin Stacey ha conseguido levantar un poco el asunto. Su cara de desequilibrado, pelos de vagabundo y una foto de su mejor amigo y compañero de piso (su gato) le hacen ser el primo británico de la loca de los gatos de Los Simpsons. Su interpretación vanguardista de “Some Like You” cantando sin hacer ni puñetero caso a la melodía, no fue bien entendida por Gary y Nicole que aprovecharon la ocasión para lucirse y cantar un par de estrofas. A destacar el momento de diva caritativa de Nicole: “¿Nos has oído?, tratamos de ayudarte“.

Abi Alton es la típica niña mona, con una voz “especial”, que compone canciones con su guitarrita cada vez que su novio le da puerta, vamos un auténtico coñazo, a no ser que te llames Taylor Swift y seas más mala que Encarna Sánchez. El jurado tenía sus dudas sobre si alguien con ese perfil puede encajar en un programa lleno de pantallas de leds, bailarines y fuegos artificiales, pero eso pensaba todo el mundo el año pasado de James Arthur y les salió bien la jugada, así que parece que quieren repetir la fórmula con una versión femenina, y así de paso quitarse el sambenito de que todo lo que produce el programa es prefrabicado y carente de autenticidad. Por todos es sabido que en ECD la autenticidad no la medimos por las cuerdas de las guitarras, sino por los tirantes del sujetador con el que las cantantes salen a actuar, asi que lo único que nos importa de Abi son sus coronas de flores a lo Lana del Rey, pero teniendo en cuenta que nuestros favoritos siempre acaban gafados y con nuestros odiados ocurre lo contrario, esta chica tiene futuro en el programa.

 

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Televisión