Connect
To Top

Final de ‘La Voz’: ganador obvio y un catfight.

Ya ha terminado la segunda edición de ‘La Voz’: alegría DRAMA

Esta segunda edición ha tenido una media de audiencia muchos puntos por debajo de la primera. En parte por la competencia de ‘Top Chef’, en parte porque nos han tomado por tontos las novedades no han sido relevantes, los concursantes tenían menos carisma que Ana Botella vestida de playmate y el maravilloso grupo de monos borrachos despliegue técnico hacía que una mosca zumbando en nuestro salón se oyese mejor que la voz y música en directo.

Los coaches han estado como siempre: Malú borracha, Bisbal yendo de políticamente correcto, Rosario sin enterarse de nada y Orozco pensando que estaba en ‘El Club de la Comedia’, intentando ganarse al público con tonterías para marujas retrasadas bromas simpáticas que hacían reir a toda la familia, en un intento más o menos acertado de intentar que el público no echase de menos a Meledi, quien por cierto, se fue porque pedía un cache digno de Britney Spears y le dijeron que mejor se fuese a la pública para enseñar a ancianos a no tener orgullo propio y cobrar un pastón de todos los españolitos.

Los finalistas

Estela:

Directamente llegada de un centro de adultos una empresa de limpieza de Barbate, representa el típico perfil de andaluza pesada salerosa que canta flamequito random pero sin ser muy flamenco porque se ahoga canciones de Niña Pastori y Juanito Valderrama de manera correcta. Pasional y desgarrada, los aspavientos y numeritos que montaba cada vez que pasaba de fase eran más interesantes y divertidos que ella en sí misma. Lo peor es que a Estela se le subió eso de llegar lejos en el concurso y cuando, en un mes, tenga que volver a coger la fregona lo va a pasar muy mal. Y la culpa no es de la gaditana: la culpa es del mismo programa que les hace creer que llegarán a ser estrellas cuando en realidad sólo importa que el engranaje televisivo funcione. Afortunadamente quedó la última, porque otro resultado hubiera sido injustísimo. La gaditana tuvo que lidiar con un dicharachero sector del público en plató que le demostró su calorcito gritándole “¡¡Gordaaa!!”.

Estela enterándose de las ventas de "Britney Jean"

Estela enterándose de las ventas de “Britney Jean”

Jaume:

De los Países Catalanes, este aficionado a drogas blandas mallorquín se coló en la final gracias a llevar rastas, que era lo único no visto en la edición anterior un personal estilo que conquistó el corazón de Antonio Orozco y de la audiencia. Su habilidad para meter unos “ouououououoouu” y “awwwawwwwawwwwww” en cualquier canción, ya fuera de Disney o de Jarabe de Palo, hacen del ragga style la apuesta más personal de esta edición de ‘La Voz’. En la final por mérito difuminado, no logró finalmente hacerse con el premio porque no canta ya que la competencia sí lo hacía era fuerte.

Disfraz de Jaume: ¡¡sé tú mismo el tercer clasificado!!

Disfraz de Jaume: ¡¡sé tú mismo el tercer clasificado!!

AlaDina:

Loh Palacioh, una bonita localidad sevillana conocida internacionalmente por ser la tierra que vio nacer a Conchi y Pamela (unas gemelas que se presentaron a la tercera edición de ‘La Casa De Tu Vida’ y terminaron siendo segundas en ‘GH 9’) une a su lista de habitantes ilustres a esta menuda cantante que es la única finalista que puede cantar en inglés y que en un alarde de originalidad, lleva tatuado un pentagrama para dejar claro que su sueño es la música. En estilo es la que más nos ha gustado y damos por hecho que sacará disco, haciéndose “un Paula Rojo” y un par de colaboraciones en un concierto de Bisbal para darle vidilla.

Conchi y Pamela apoyando a su paisana

Conchi y Pamela apoyando a su paisana

David Barrull:

Estaba cantado. El cántabro que es una mezcla de Alberto Chicote y Camarón se alzó con la victoria holgadamente, sin despeinarse no se puede peinar por la alopecia. Tras una final sin sorpresas por haber hecho públicos los porcentajes al inicio de la gala, pudimos deleitarnos con sus quejíos, sus grititos y sus cosas de flamenco, al mismo tiempo que hacía un cover de Rocío Jurado sin travestirse, lo cual tiene mérito. Teniendo en cuenta que Malú pasa de su equipo como del sexo heterosexual y que la discográfica está muchísimo más interesada en Dina, probablemente Barrull termine paseando su single por los tablaos más importantes de Cantabria, tierra mundialmente conocida por sus tablaos, como todos sabemos.

David pronosticando las copias que venderá de su single debut.

David pronosticando las copias que venderá de su single debut

Pero lo mejor de la final de ‘La Voz’ no fueron sus participantes. Lo mejor fue la pelea protagonizada por David Bisbal y Malú.

El catfight

El almeriense ilustre (es lo más ilustre de esa tierra tras La Veneno) aseguró que había estado pidiendo el voto para AlaDina a sus clubes de féminas sin personalidad de fans y Malú así como quien no quiere la cosa soltó un “a mí no me hace falta pedir apoyo a los clubes de fans, David merece ganar por él mismo”. Bisbal aprovechó para insinuar que Malú no cuidaba a los fans (qué tendrá que ver una cosa con la otra) y la madrileña más conocida en las islas griegas se mosqueó bastante, con una cara hasta el suelo, repitiendo hasta la saciedad que ella sí cuida a sus fans y generando un mal rollo que nos hizo gozar al máximo, remontando en espectáculo una final soporífera. Inclusó rompió el escenario de la mala hostia.

"Oops!...I Did It Again"

“Oops!…I Did It Again”

Por supuesto, nos hemos hecho fans acérrimos de Malú, ayer tras la gala nos la pusimos en Spotify tres veces hasta que nos cansó. Un par de horas más tarde y probablemente influidos por el agua con misterio, Bisbal publicaba una foto en su Twitter abrazado con mucho amor a Malú y diciendo que la quería mucho, mucho. Nosotros preferimos la Malú chunga y con carácter que la buenrollista, como es lógico.

Malú, hebria de amor bisbalino.

Malú, ebria de amor bisbalino

Por lo demás, la final fue un truño absoluto, con un chorro de actuaciones eterno para hacer tiempo hasta que terminase ‘Master Chef’ y así arañar espectadores, aquello más bien parecía “Qué Artistas que Vendían hace Diez años Tan Felices”, más que otra cosa. Destaca además el penoso directo de Orozco, ¿es que nadie puede darle un caramelito de menta a este señor?

Carmen Bazán + Javi Cantero

Carmen Bazán + Javi Cantero

No queremos despedirnos sin recordar al mejor participante de las dos ediciones. Alguien que nos dio la mejor gala de la historia de este programa y se convirtió al instante en dios cajonero por los siglos de los siglos.

 

Ruimán eterno. Por siempre en nuestro corazón.

Eterno. Por siempre en nuestro corazón. #TodosSomosCoraluno

1 Comment

  1. Travesti Católica

    20 diciembre, 2013 at 21:11

    Vaya cuadro de finalistas. Espero que no haya La Voz 3, porque esto ha sido ya de vergüenza.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Televisión