Tras los días felices de lambrusco de 2€ del Día% y cuatro estaciones a domicilio con los que toda la facción “De Libro” de la comunidad eurofán aderezó su excitación general por el retorno del país transalpino al Eurofestival, comienzan a aparecer los primeros detalles de cómo será la elección que mantiene en vilo a toda la sociedad italiana de cara a Düsseldorf 2011.

Pero lejos de mantener las ilusiones a Guildo ese grupo clásico de eurofans que se corre con llenan, sus listas de Spotify con lo mejor de Romina y AlBano , Gigliola Cinquetti o las giras de Peppino di Capri, las últimas novedades les han hecho comenzar a lamentar este ansíado regreso de los azzurri.

Y es que todo indica que el artista que represente a la RAI en la final del 14 de mayo será uno de los finalistas del Festival de San Remo. Y no necesariamente quien cante el tema ganador sino quien un jurado especialmente designado decida, en formato de premio especial, que merece cargar con el muerto representar a los italianos en su retorno.

Tras saltar la noticia todos acudieron con los esfínteres abiertos los ojos como platos de la emoción a la entrada en wikipedia web oficial en la que figuran los candidatos. Y sus expectativas iban acercándoles más y más al orgasmo al imaginarse en el escenario alemán a artistas tan actuales, innovadores y modernos como  Giusy Ferreri, Franco Battiato, Anna Oxa, Al Bano, (alguno no pudo más y tuvo que echar mano de un pañuelo de papel el ventolín), Anna Tatangelo…

Pero de repente,  y como si de la serie Flashforward se tratase, una conmoción universal; un vahído en verde, blanco y rojo; un malestar con sabor a pepperoni; una turbación desmesurada… se apoderó de todos ellos: en dúo con el italiano menos querido de todos los eurovisivos italianos – Luca Barbarossa – se presenta ni más ni menos que la mujer que toda senhora portuguesa abofetearía al entrar en su casa.

Y es que parece ser que Raquel del Rosario quiere exportar su cuchu valía musical a la tierra que acoge la empresa para la que trabaja Pitufo Argamboy Gruñón su esposo.

Los chats echan humo, los foros se llenan de privados, los twitter de direct messages… y es que… ¿habría mayor humillación para un Eurofán De Libro que tener que apoyar porque sí y porque es Italia a la persona conocida más irritante de nuestro país?

Share with your friends









Submit